Primeros pasos para formular un proyecto social

ProyectosA la hora de pensar cómo resolver un problema social se te pueden ocurrir muchas ideas, sin embargo a esas ideas hay que darle forma y esa forma se llama proyecto. Formular un proyecto no es una tarea que se hace de un día para otro, es un ejercicio que requiere tiempo y práctica para convertirte en un buen creador de proyectos.  Hoy te contamos, a manera de consejos, los primeros pasos para trabajar en el área de proyectos de una organización social.

1. Ubícate: Lo primero es que determines que papel vas a tomar dentro del área de proyectos de la organización, ya que existen varios roles o tareas que van de la mano con el llamado “ciclo de proyectos” y puedes encontrarte las siguientes:

  • Identificación de convocatorias y/o financiadores: Búsqueda y rastreo de información.
  • Formulación de proyectos: Redacción del proyecto.
  • Gestión  de proyectos: Recopilación de los documentos formales para la presentación, entrega del proyecto, contacto con los financiadores, en caso de aprobación, se encarga de lso trámites pertinentes para la recepción de la ayuda.
  • Coordinación de proyectos: Ejecución del proyecto, supervisa la realización correcta de las actividades previstas, así como de su ejecución presupuestaria. Coordina la relación con otras instituciones.
  • Seguimiento y justificación de proyectos: Evaluación periódica del proyecto, verificación de la correcta ejecución del mismo y ajustes para conseguir los resultados propuestos. Recopilación de todo el material para la justificación técnica (de actividades) y económica necesaria para la elaboración del informe final.

2. Sincérate: Antes de trabajar en el área de proyectos pregúntate si cuentas con las cualidades de un formulador de proyectos, entre las que se encuentran:

  • Buena redacción y Creatividad.
  • Agilidad para encontrar información en internet.
  • Visión general y entendimiento profundo del trabajo que realiza la organización.
  • Conocimiento de la causa o el tema del proyecto y permanente actualización sobre la misma.
  • Comprensión de los términos o parámetros de las convocatorias

3. Comprométete: Una vez identificado tu rol y tus cualidades para dedicarte a la formulación de proyecto, ¡Comienza!

  • Conoce los proyectos que ha formulado la entidad y aprende de sus aciertos y desaciertos. ¡Desempolva los archivos!
  • Investiga otras entidades similares a la tuya y conoce las actividades y proyectos que realiza, quizá encuentres alguna buenas práctica digna de replicar e incorporar al nuevo proyecto que quieres formular.
  • Documéntatate y busca en internet bibliografía que te sirva para la formulación de proyectos. Nosotros te recomendamos 2 manuales para empezar: el Manual de formulación de proyectos de cooperación internacional, de APC Colombia; y el Manual de ayuda para la formulación de proyectos sociales de la Fundación Luis Vives.

4. Actúa: Llega el momento de la acción y de darle forma a las ideas.

  • Identifica los problemas de la comunidad: Planea y convoca una actividad de identificación de problemas y selección de alternativas, bien sea con los beneficiarios de la entidad y/o las personas que trabajan en ella.
  • Analiza la convocatoria: Fíjate en los términos de la convocatoria y asegúrate que la entidad cumple con los requisitos para presentarse. De igual manera, lee detenidamente el objeto de la convocatoria, el tipo de proyectos que quieren apoyar y valora si la idea de proyecto que tiene la entidad encaja o no con los parámetros.
  • Redacta el proyecto: Lo ideal es que tengas el proyecto antes de la convocatoria, pero no siempre hay tiempo para ello.  Normalmente las convocatorias tienen formularios específicos pero la mayoría de los documentos tienen la siguiente estructura:Estructura proyectos

Si hay algo que no entiendes, convérsalo con tus compañeros o llama a la entidad responsable de la financiación para que te aclaren las dudas.

  • Presentación: Además del formulario que contiene el proyecto, puedes anexar otros documentos que justifiquen el proyecto, por ejemplo: Muestra de encuestas, fotografías o vídeos, informes de resultados de años anteriores, etc.

4. Evalúate: Una vez conozcas la resolución de la convocatoria, tanto si el proyecto sale favorecido como si no, identifica con tus compañeros los puntos fuertes y puntos débiles del proyecto. Si no lo conseguiste, revisa los proyectos aceptados y toma nota para próximas convocatorias.

Esperamos que te hayan sido de utilidad estos consejos y que puedas aplicarlos en tu entidad a la hora de formular tu próximo proyecto. Comparte con nosotros tus consejos y recuerda que si necesitas quien te ayude con la formulación de proyectos, puedes convocar a voluntarios en voluntariadocolombia.org.

* Imagen de Pensamiento visual, tomada desde Flickr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s